Optica binaria

El maridaje de la óptica con la microelectrónica ha producido ya lentes útiles de un cuarentavo del grosor de esta página y conjuntos de 10.000 telescopios, cada uno de ellos con diámetro igual al de un cabello humano.

La visita a un taller de óptica de precisión parece que nos retrotrae a otra época: por todas partes máquinas pesadas, correas, poleas, envases de estaño, brochas de pintura, pilas llenas de salpicaduras, estufas de cocción y boquillas de riego. Expertos artesanos manejan ruedas de tallado y luego herramientas de hierro colado recubiertas de abrasivos de granos progresivamente más finos para dar forma a las lentes destinadas a los telescopios, los instrumentos de tratamiento óptico de las señales y otros muchos sistemas. Aunque estos métodos permiten obtener lentes de gran calidad con una precisión en la forma del orden de una pequeña fracción de longitud de onda, el proceso de fabricación es lento y laborioso. Por otra parte, los sistemas de tallado y pulido sólo pueden producir lentes de forma esférica, que no son capaces de focalizar la luz con toda la eficacia deseable.

La óptica binaria (denominada así por su estrecha relación con la producción de circuitos digitales) es una nueva técnica que elimina casi todos los procesos tradicionales de fabricación de lentes. En su lugar, los diseñadores graban las formas deseadas directamente en la superficie de cualquier material óptico, utilizando técnicas que en principio se desarrollaron para la fabricación de circuitos integrados. Pueden así obtenerse lentes de alta calidad y reproducirse con rapidez y economía, elementos ópticos cuyas propiedades de focalización se pueden ajustar según demanda por procedimientos que hasta ahora no eran posibles.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.