¿Ha muerto la supersimetría?

La teoría aún conserva un lugar privilegiado en la lista de deseos de los físicos teóricos. Pero si el LHC no halla pronto indicios de su existencia, el interés por ella comenzará a desvanecerse.
CORTESÍA DE MAXIMILIEN BRICE, CERN
Desde hace décadas, una buena parte de los físicos teóricos viene acariciando la idea de que la naturaleza sea supersimétrica. Ello resolvería de un plumazo varios misterios que escapan al modelo estándar, como la composición de la materia oscura cósmica. Desde hace unos meses, sin embargo, algunos comienzan a no verlo tan claro: el acelerador de partículas más potente de la historia, el Gran Colisionador de Hadrones (LHC) del CERN, no ha mostrado hasta el momento indicio alguno de su existencia.
«Busquemos donde busquemos, no vemos ninguna desviación con respecto a las predicciones del modelo estándar», explica Giacomo Polesello, físico del Instituto Nacional de Física Nuclear de Pavía y miembro de la colaboración ATLAS, que trabaja con uno de los gigantescos detectores de partículas del LHC. El otro gran experimento del acelerador, CMS, tampoco ha observado hasta ahora nada fuera de lo normal.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.