Una nueva arruga en el tiempo

Un grupo de científicos desarrolla una "capa del tiempo" capaz de oscurecer un objeto durante unos instantes.
THOMAS FUCHS
Durante años, los físicos han perfeccionado distintas capas de invisibilidad, es decir, configuraciones físicas que desvían ingeniosamente la luz alrededor de una región del espacio, ocultando cualquier objeto que pueda estar dentro de ella. Ahora, un grupo de la Universidad Cornell ha construido la primera capa temporal, un dispositivo que oscurece un objeto o un suceso en un momento específico del tiempo.
En una demostración preliminar, Moti Fridman, investigador posdoctoral de la Universidad Cornell, y sus colaboradores hicieron pasar un rayo láser a través de un dispositivo experimental hasta llegar a un detector. Un objeto físico o incluso otro rayo de luz que se interpusiera en el itinerario del rayo crearía un cambio en la luz láser que sería registrado por el detector. Sin embargo, mediante una ingeniosa estructura óptica, los investigadores lograron abrir una breve brecha temporal en el rayo, cerrándola después como si el rayo hubiera pasado sin ninguna perturbación y de tal manera que el detector no registrase la interrupción. Esta brecha permite que cualquier cosa u objeto que, de otro modo, habría afectado al rayo pase desapercibido sin dejar ninguna huella que el detector pueda captar.
Los científicos utilizaron la capa para oscurecer un pulso óptico que, en condiciones normales, interactúa con el láser y produce un pico característico en una longitud de onda determinada. Sin embargo, al ocultarlo mediante la capa temporal, el pico era casi indetectable.
La capa, descrita en el número del 5 de enero de Nature, se basa en el hecho de que la luz de distintos colores se mueve a velocidades diferentes al atravesar ciertos medios. Utilizando una lente temporal, el grupo de Fridman dividió un rayo láser de un único color en una gama de longitudes de onda; después, ralentizaron la mitad de esas longitudes de onda y aceleraron las demás. Esto creó una brecha temporal muy breve que podía cerrarse de nuevo, antes de que el rayo llegase al detector, al revertir el proceso haciendo que el rayo volviese a tener una sola longitud de onda, aparentemente inalterada.
La brecha temporal conseguida por estos investigadores es extremadamente corta, de solo cincuenta picosegundos o billonésimas de segundo de duración. Advierten que es posible ampliar un poco la brecha, pero que los efectos de dispersión y refracción limitan la duración de la capa temporal a unos pocos nanosegundos.

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.