Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Vida a lo grande

El microscopio permite descubrir belleza en los lugares más inesperados.

El microscopista aficionado Geir A. M. Drange captó este primer plano de un ejemplar de araña cangrejo (Misumena vatia), que colocó sobre un pedazo de hoja seca de arce. En vida, este arácnido cambia de color para confundirse con el entorno (con frecuencia, una flor), un ingenioso truco para tender emboscadas. [GEIR A. M. DRANGE]

Corre el año 1665. Un joven científico inglés llamado Robert Hooke publica un libro titulado Micrographia que en poco tiempo alcanza un enorme éxito. La obra contiene descripciones y primorosas ilustraciones de la mano del propio Hooke que muestran detalles de la naturaleza hasta entonces invisibles. Con ayuda del microscopio compuesto que él mismo ha ideado expone las patas articuladas de una pulga, los ojos compuestos de una mosca o las formas estrelladas de los copos de nieve. Quizá lo más notable sean las observaciones de delgadas láminas de corcho, un material vegetal que, como el microscopio desvela, está formado por celdillas hexagonales similares a los panales de abeja. Hooke las bautiza con el nombre de «células».

Tres siglos y medio después, la microscopía sigue revelando lo extraordinario de lo mundano y continúa ampliando nuestro conocimiento del planeta que habitamos, en ocasiones con una estética asombrosa. En las páginas siguientes celebramos la unión de la ciencia y el arte con una selección de fotografías del concurso de imágenes digitales de biopaisajes de 2014, organizado por Olympus. Desde la armadura de plancton de 37,6 millones de años de antigüedad y con aspecto de calamar monstruoso hasta las ruedas dentadas que impulsan los atléticos brincos de una chinche saltadora, las imágenes mostradas reivindican la belleza que nos rodea; basta con mirar a través de la lente adecuada.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.