Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Agosto de 2014
Física de partículas

«Hemos caído en la tentación de vender descubrimientos»

Entrevista con Álvaro de Rújula, investigador veterano del CERN, sobre la situación de la física de altas energías después del descubrimiento del bosón de Higgs.

LAURENT GUIRAUD/CERN

En síntesis

Álvaro de Rújula es desde 1977 miembro de la División de Teoría del CERN. En los años setenta, varios de sus trabajos ayudaron a apuntalar el modelo estándar de la física de partículas.

Reconocido experto en física de neutrinos, durante los últimos años también ha investigado fenómenos de altas energías en astrofísica, como los rayos cósmicos y los estallidos de rayos gamma.

De Rújula habla en esta entrevista sobre las consecuencias del descubrimiento del bosón de Higgs y sobre los principales problemas a los que aún se enfrenta la física teórica.

Este artículo forma parte de la serie de IyC «La física de partículas antes y después del bosón de Higgs».

Álvaro de Rújula, físico del CERN y del Instituto de Física Teórica de la Universidad Autónoma de Madrid y el CSIC, ha sido testigo directo de buena parte de los avances que condujeron a la formulación definitiva del modelo estándar. En los años setenta, durante su época en Harvard, varios de sus trabajos pusieron orden en la avalancha de nuevas partículas que desde hacía un tiempo habían comenzado a aparecer en los aceleradores. Junto con otros investigadores de la institución, De Rújula contribuyó en esos años a interpretar correctamente la estructura del mesón J/ψ, una partícula considerada clave en la historia del modelo estándar por cuanto confirmó la existencia de un nuevo tipo de quark, lo que consolidó el modelo que describía estos constituyentes elementales. También predijo con acierto las propiedades de varios hadrones y determinó la escala de energías característica de la cromodinámica cuántica, un parámetro fundamental de la naturaleza. Aunque las piezas básicas estaban sobre la mesa, aquel nexo entre teoría y datos empíricos permitió juntarlas y apuntalar la cromodinámica cuántica como descripción moderna y veraz de las interacciones fuertes.

El físico es desde 1977 miembro permanente de la División de Teoría del CERN, el laboratorio que en 1983 descubrió los bosones W y Z (las partículas mediadoras de la interacción débil) y, en 2012, el bosón de Higgs. En su búsqueda de la famosa partícula, una de las técnicas de análisis empleadas por la colaboración CMS se basó en un trabajo publicado en 2010 por De Rújula y otros colaboradores en Physical Review D. En él señalaban un método para deducir la presencia del bosón de Higgs a partir del entrelazamiento cuántico de algunos de sus productos de desintegración. «Es bonito porque se trata de la misma propiedad que Einstein consideraba un sinsentido de la mecánica cuántica», observa el investigador. «Pero aquello que una vez parecía una insuperable paradoja pasó luego a formar parte de la realidad de las cosas, hasta el punto de que hoy es un método que nos permite hacer descubrimientos.»

Dentro de la comunidad de físicos teóricos, De Rújula se considera principalmente un fenomenólogo: alguien a quien le gusta confrontar teoría y observaciones. «Al ver una cabra negra desde un tren en España, el experimentador dirá que todas las cabras españolas son negras; el fenomenólogo se limitará a afirmar que esa cabra en concreto es negra, y el teórico, que solo cabe concluir que la mitad izquierda de la cabra es negra», ejemplifica.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.