Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

La innovación en España

El problema no son solo los recortes, sino una debilidad estructural de gran calado y una falta de estrategia a largo plazo.

THINKSTOCK

En la actual situación de crisis económica, las miradas se vuelven a menudo hacia la innovación tecnológica como elemento dinamizador de un posible cambio. ¿Es nuestro sistema de innovación lo bastante eficiente para activar esta transformación? ¿Qué papel desempeña en nuestra economía? ¿Y en el mundo?

En la Unión Europea contamos con el Índice Sintético de Innovación (ISI) de Eurostat. Calculado a partir de 25 indicadores parciales, permite comparar la actividad innovadora de los países miembros. Sobre un máximo de 1, a España le correspondía en 2012 un ISI de 0,407, claramente por debajo de la media europea (0,544) y muy alejado del de los países más innovadores: Suiza (0,835), Suecia (0,747) y Alemania (0,720). En esta clasificación, España ocupa la posición número 16 (de 27). A escala mundial, el Índice Global de Innovación evalúa a 142 países [véase «Indicadores de innovación», en este mismo número]. Con una puntuación de 49 en una escala del 0 al 100, a España le corresponde este año la posición 26.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.