Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Diciembre de 2013
Transferencia tecnológica

¿Por qué México no rentabiliza su ciencia?

El país cuenta con talento de sobra para desarrollar una economía basada en el conocimiento científico y técnico. Sin embargo, algo le impide dar el salto.

KOTRYNA ZUKAUSKAITE

En 2008, parecía que Enrique Reynaud tenía el mundo en el bolsillo. Profesor veterano de biología molecular en la mayor y más importante universidad de México, estaba a punto de comenzar con su primera empresa, Biohominis: un laboratorio que ofrecería valoraciones sobre la predisposición genética del cliente a padecer hipertensión, diabetes y otras enfermedades.

Por varias razones, Biohominis representaba el culmen de la tradición biotecnológica de México. Esta se remonta a Norman Borlaug, quien en los años sesenta del pasado siglo dio el pistoletazo de salida a una revolución verde en Texcoco. En parte, Biohominis se basaba en novedosas aplicaciones de la cadena de reacciones de la polimerasa. La compañía estaba desarrollando técnicas para identificar cánceres, virus y problemas metabólicos en humanos y en el ganado.

Con ese objetivo en mente, Biohominis reunió a un equipo de genetistas de primer orden. María Teresa Tusié Luna, que investiga sobre la genética de la diabetes de tipo 2 (una epidemia cuyo impacto en México solo resulta equiparable al que tiene en EE.UU.), fue nombrada asesora. Isabel Tussié Luna, experta en genética de lesiones cerebrales que cuenta con publicaciones en revistas como Nature Biotechnology, ocupó el cargo de directora general de operaciones. Y Eduardo Valencia Rodríguez, fundador de una de las mayores constructoras de instalaciones farmacéuticas del país, se encargaría de la gestión comercial.

Artículos relacionados

Otros artículos del informe especial Estado de la ciencia global 2013

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.