Una araña saltadora que teje

A diferencia de la mayoría de arañas saltadoras, Portia fimbriata también teje. Aprovechándose de su visión, y valiéndose de tácticas de engaño, caza otras arañas en las telas y sobre el terreno.

En las pluviselvas tropicales de Queensland, Australia, habita una araña insólita: Portia fimbriata. Atendiendo a su conducta, casi todas las demás arañas pueden encuadrarse en dos grandes grupos las tejedoras, que son sedentarias, y las cazadoras, que son cursoras o corredoras. Las primeras tienen una visión limitada: detectan a la presa, en su mayoría insectos que se precipitan sobre la telaraña, gracias a las vibraciones que provocan en la seda. Las arañas cursoras no tejen: persiguen a su víctima por la vegetación y el suelo. Entre estas últimas se cuentan los Saltícidos, o arañas saltadoras; además de la capacidad de saltar, que les da nombre, destacan por su aguda visión. Portia fimbriata posee unos ojos grandes y vampirescos, que claramente la señalan como miembro de la familia Saltícidos; pero, a diferencia de los saltícidos típicos, esta especie es tejedora.

Mi atención recayó sobre Portia hallándome casualmente a la búsqueda de arañas en sus telas, tachonadas éstas de restos y fijadas a árboles y piedras de una pluviselva de Queensland. Si bien la especie no resultaba desconocida (corría el año 1979), nadie había estudiado su conducta. Con mi dedo aparté lo que me pareció una hoja hecha jirones y mohosa; pronto advertí mi equivocación, al agitar la «hoja» sus palpos (los dos apéndices que sobresalen de las piezas bucales de las arañas), levantar su cefalotórax y observarme con sus grandes ojos. Identifiqué fácilmente la Portia, que mediría un centímetro de longitud. Daba comienzo así una línea de investigación que he mantenido desde entonces. De los varios centenares de Portia que he estudiado en el campo y en el laboratorio, casi todas ellas ocupan telarañas.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.