Limitaciones físicas fundamentales de los procesos de cómputo

¿Qué restricciones gobiernan los procesos físicos de cómputo? ¿Exige cada paso lógico una cuota mínima de energía? Aunque no parece ser ello así, permanecen abiertas otras interrogantes.

Todos los procesos de cómputo, se realicen mediante maquinaria electrónica, con ábacos o por un sistema biológico, como el cerebro, son procesos físicos. Están sometidos a las mismas cuestiones aplicables a los demás procesos físicos: ¿Cuánta energía se requiere para efectuar un cómputo determinado? ¿Cuánto se tardará en realizarlo? ¿Qué tamaño ha de tener el dispositivo de cómputo? Con otras palabras, ¿cuáles son las limitaciones de carácter físico a que se hallan sujetos los procesos de cómputo?

Hasta el momento ha sido más fácil plantear estas preguntas que responderlas. En la medida en que hemos encontrado topes, éstos se hallan terriblemente alejados de los límites reales de la tecnología moderna. No podemos, así pues, profesar de guías para tecnólogos e ingenieros. Lo que en realidad estamos haciendo es de carácter más fundamental. Buscamos las leyes generales a que ha de someterse todo procesamiento de información, con independencia de cómo se lleve a cabo. Cualesquiera limitaciones que puedan hallarse habrán de basarse exclusivamente en principios físicos fundamentales, y no en ninguna de las tecnologías que en la actualidad podamos estar utilizando.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.