Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Briófitos en arroyos de montaña

Se caracterizan por resistir ante distintas adversidades ambientales, entre ellas, la elevada radiación ultravioleta.

CORTESÍA DE DES CALLAGHAN

Los briófitos (entre los que se incluyen antocerotas, hepáticas y musgos) colonizan con preferencia ambientes hostiles, donde parecen vivir al límite de lo soportable. Sin embargo, gracias a su tolerancia al estrés, su sencillez estructural y sus escasos costes de mantenimiento, compiten con éxito frente a otros organismos fotosintéticos, tanto algas como plantas más complejas.

En los arroyos de montaña, uno de los duros ambientes donde predominan los briófitos, los vegetales deben hacer frente a numerosos factores adversos a lo largo del año: el gélido frío de invierno, el abrasivo embate del caudal de agua en primavera, el sol despiadado y la desecación en verano, y lo que designe el azar en otoño.

En nuestras investigaciones pretendemos conocer en particular los mecanismos de protección que despliegan los briófitos ante la elevada radiación ultravioleta (UV) de las zonas montañosas, otro de los factores de estrés a los que deben adaptarse. Esta adaptación está revestida de una gran importancia evolutiva, puesto que los briófitos fueron las primeras plantas que colonizaron el medio terrestre a partir de antepasados algales que vivían en el agua, por lo que tuvieron que soportar nuevos y altos niveles de radiación UV. Uno de los mecanismos de protección consiste en acumular compuestos que absorben esa radiación, como el ácido para-cumaroilmálico en la hepática Jungermannia cordifolia. Este compuesto constituye un biomarcador potencial de interés, ya que podría informar sobre el aumento de radiación UV-B que se produce en la biosfera como consecuencia de la degradación antropogénica del ozono estratosférico.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.