Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Septiembre de 2010
Paleoantropología

Nuestra herencia neandertal

Los análisis genéticos indican que hubo hibridación entre los neandertales y los humanos actuales.
E. R. DEGGINGER/Photo Researchers, Inc.
El cuatro por ciento del ADN de los humanos actuales que no viven en Africa procede de los neandertales, como consecuencia del entrecruzamiento entre los neandertales y los primeros humanos anatómicamente modernos. A esa conclusión ha llegado el equipo liderado por Svante Pääbo del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva, en Leipzig, que ha confeccionado el primer borrador del genoma neandertal. El borrador representa alrededor del 60 por ciento del total del genoma; para ello se ha empleado el ADN de tres fósiles de neandertal de 38.000 años de antigüedad hallados en la cueva de Vindija, en Croacia.
Las pruebas que indican la contribución de los neandertales al ADN de los humanos actuales han sorprendido a los científicos, quienes publicaron sus resultados en Science el pasado 7 de mayo. "Inicialmente pensé que podía tratarse de una casualidad estadística", afirma Pääbo. Ese hallazgo contrasta claramente con sus estudios anteriores. En 1997, su equipo publicó la primera secuencia completa del ADN mitocondrial de los neandertales. Las mitocondrias son los orgánulos que generan la energía de la célula; poseen su propia secuencia de ADN, distinta de la del ADN del núcleo celular, mucho más larga. Su análisis concluía que los neandertales no habían contribuido a la formación del ADN mitocondrial de los humanos actuales. Pero como el ADN mitocondrial representa una minúscula proporción de la información genética de un individuo, cabía la posibilidad de que el ADN nuclear de los neandertales ofreciese una historia diferente. De hecho, la mayoría de los estudios genéticos habían llevado a los investigadores a situar el origen de los Homo sapiens en Africa. Los datos indicaban que, durante su expansión hacia otros continentes, la nueva especie sustituyó a otros humanos arcaicos sin mezclarse genéticamente con ellos. Esa explicación se conoce como modelo "fuera de Africa" o modelo de reemplazamiento.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.