La búsqueda de más Tierras

Se está a punto de descubrir otras Tierras, pero muy lejos todavía de saber si están habitadas.
El 6 de marzo, el telescopio espacial Kepler de la NASA se embarcó en una misión de 4 años; se propone descubrir en la Vía Láctea planetas de tipo terrestre. Al igual que su predecesora, la misión francesa COROT, lanzada en diciembre de 2006, Kepler observará sin solución de continuidad una muestra seleccionada de estrella. Buscará en su luz caídas temporales del brillo. Una bajada de intensidad puede significar cualquier cosa. Quizá sea sólo un accidente pasajero en la energía de la estrella emergente; una segunda caída todavía tendría poco significado; una tercera que suceda transcurrido el mismo tiempo que entre la primera y la segunda llamará la atención; una cuarta caída tras el mismo intervalo implicará casi con certeza la existencia de un planeta en una órbita que lo sitúa directamente entre la estrella y nosotros. Cada vez que el planeta pasa --"transita"-- por delante del disco de su estrella bloquea parte de la luz de ésta. Un mundo con el tamaño del nuestro reduce la luz de su estrella en alrededor de una parte en 10.000 [véase "Sombras de otras Tierras", por Laurance R. Doyle, Hans-Jörg Deeg y Timothy M. Brown; Investigación y Ciencia, noviembre 2000].

Artículo incluido en

Planetas ectópicos

    • Michael W. Werner
    • Michael A. Jura

Los astrónomos encuentran planetas donde, en teoría, no deberían estar.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.