Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Marzo de 2015
Paleontología

Los mamíferos más antiguos de la Antártida

Nuevos hallazgos fósiles respaldan la historia biótica y paleogeográfica común de los continentes antártico y sudamericano.

Detalle del molar del mamífero extinto Notiolofos. [CORTESÍA DE JAVIER N. GELFO]

En la actualidad, la Antártida, con una superficie algo mayor a la de Europa, constituye el único continente cubierto en su totalidad por glaciares. El clima polar dificulta el desarrollo de la vida tal cual la conocemos en el resto del planeta. De este modo, la muy escasa fauna se halla principalmente asociada a los océanos circundantes, mientras que los vertebrados terrestres, inexistentes desde que los glaciares cubrieron el continente hace unos 40 millones de años, arribaron con el hombre en el siglo XIX.

En el pasado remoto, sin embargo, la posición geográfica de la Antártida, sus relaciones con otros continentes, su clima y, en consecuencia, su biota, conformaban un mundo muy distinto al de hoy, en el que medraban mamíferos terrestres. En un artículo publicado en la revista Palaeontology, se ha dado a conocer el registro más antiguo de este grupo en el continente. El descubrimiento aporta una valiosa información sobre la historia evolutiva de los mamíferos, así como nuevas pruebas sobre el momento en que se interrumpió la conexión terrestre entre América del Sur y la Antártida.

Desde mediados de los años ochenta del siglo XX, el Instituto Antártico Argentino y la Dirección Nacional del Antártico, a través de convenios con el Museo de La Plata, vienen realizando sin interrupción prospecciones paleontológicas en la cuenca de James Ross, al oeste de la península antártica. Estos trabajos, liderados por Marcelo Reguero y un gran número de especialistas, han permitido descubrir restos fósiles de peces, dinosaurios, reptiles marinos, aves y mamíferos. Durante la campaña antártica de verano del 2012-2013 en la isla Seymour, Thomas Mörs, colaborador del Museo de Historia Natural de Suecia, descubrió restos de mamíferos en sedimentos de la Formación La Meseta, datados en 55,3 millones de años (Eoceno temprano). Los materiales corresponden a un diente y una falange de Notiolofos, un mamífero placentario de la familia Sparnotheriodontidae (del orden extinto Litopterna). Esta se halla compuesta por un grupo poco numeroso pero con una amplia distribución geográfica, con representantes en sedimentos del Eoceno de São José de Itaboraí en Brasil, y en diversas localidades de Argentina, entre ellas en la provincia de Mendoza y la región patagónica.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.