Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Energía y medio ambiente

Salvar la Tierra mediante incentivos económicos podría lesionar los derechos de los indígenas.
CORTESIA DE FOREST PEOPLES PROGRAM
Al mismo tiempo que la civilización industrial llega hasta el último rincón del planeta para extraer petróleo, madera o pescado, los ecologistas intentan mitigar sus perniciosos efectos sobre la biosfera. Algunos proyectos encaminados a reducir la contaminación, prevenir el cambio climático y proteger la biodiversidad son objeto de crítica, sin embargo, porque podrían destruir la forma de ganarse la vida de algunos pueblos indígenas, que se verían entonces obligados a abandonar sus tierras y destruir sus recursos.
Los conservacionistas se toparon a menudo con los moradores de zonas silvestres. Durante la última mitad del siglo xx, millones de personas pertenecientes a pueblos indígenas de Africa, Sudamérica y Asia fueron expulsados de las tierras de sus antepasados para que se creasen santuarios naturales donde no ­vivieran seres humanos. La mayoría pereció, víctima de la malnutrición, las enfermedades y la explotación, explica Michael Cernea, de la Universidad George Washington. Semejantes consecuencias, unidas al conocimiento de que los grupos indígenas suelen ayudar a que los ecosistemas se mantengan estables, por ejemplo mediante el control de los incendios o de malas hierbas invasoras, han convencido a los principales grupos conservacionistas de la necesidad de tener en cuenta a los habitantes de los lugares que quieren proteger.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.