Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Mayo de 2007
Percepción

Colores ilusorios

Ilusiones cromáticas de reciente ideación sugieren que el cerebro no separa la percepción del color de la percepción de la forma y la profundidad.

A un mundo sin color parecen faltarle elementos esenciales. Y así es. Los colores no sólo nos permiten ver el mundo con mayor precisión; hacen también aflorar cualidades que no existirían sin ellos. En esta fotografía, por ejemplo, podemos ver hojas otoñales que flotan en la placidez del agua de una fuente; el reflejo de los árboles y el azul intenso del cielo, propio del mediodía, sirve de fondo. En la versión en blanco y negro de esa misma escena, las hojas se distinguen con menos claridad: falta el azul intenso del cielo, los reflejos de la luz son más débiles, el agua es apenas visible y ha desaparecido la diferencia en profundidad aparente entre el cielo, los árboles y las hojas flotantes.

A pesar de todo ello, la función que desempeña el color —e incluso su auténtica naturaleza— no tiene el reconocimiento debido. Es opinión extendida que el color constituye una propiedad definitoria e intrínseca de los objetos, dependiente enteramente de la longitud de onda de la luz reflejada por éstos. Pero se trata de una opinión errónea. El color corresponde a una sensación que se crea en el cerebro. Si los colores que percibimos dependieran sólo de la longitud de onda de la luz reflejada, parecerían variar drásticamente con los cambios de iluminación durante el día o en las zonas de sombra. La realidad es que los patrones de actividad cerebral parecen mantener estable el color de los objetos, no obstante las variaciones del entorno.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.