GETTY IMAGES/URUPONG/ISTOCK

En el artículo «El soñador de la teoría final» [Investigación y Ciencia, octubre de 2021], Miguel Á. Vázquez-Mozo nos presenta un elogioso perfil profesional y personal de Steven Weinberg, el recientemente fallecido científico de Nueva York ganador del Nobel de física de 1979. Weinberg se merece sin duda alguna todos esos elogios.

Lamentablemente, a mi modo de ver, en el texto el autor no hace mención alguna a un aspecto personal muy importante para el propio Weinberg, el cual sí ha sido recogido en numerosos artículos publicados sobre él tras su muerte y que me gustaría resaltar: su ateísmo.

Weinberg fue un ateo convencido y militante. Dedicó una parte importante de su tiempo a dar conferencias, publicar artículos y participar en debates para dar a conocer y para justificar la racionalidad que soportaba su ateísmo y las consecuencias, muchas veces devastadoras, de la religión. En cierta ocasión dijo: «Con religión o sin ella, la gente buena puede comportarse bien y la gente mala puede hacer el mal; pero para que la gente buena haga el mal, hace falta la religión».

Steven Weinberg defendió y justificó su posición valientemente, sobre todo si se tiene en cuenta la influencia de la religión en su país natal, Estados Unidos.

Miquel Payaró
Barcelona

Steven Weinberg. [CERN]

Contenidos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.