Metabolismo fotosintético del carbono en plantas superiores

Algunas especies de plantas superiores han desarrollado rutas auxiliares para la asimilación del carbono. Estas permiten aumentar la productividad vegetal y sostener el desarrollo de la planta en condiciones ambientales desfavorables.

De la totalidad de energía solar que llega a la Tierra, unos 3 x 1024 joule cada año, aproximadamente el 0,1 por ciento, queda aquí retenido en forma de biomasa, es decir, unos 2 x 1014 kilogramos al año. En efecto, por medio de la fotosíntesis las plantas verdes captan la energía luminosa del sol y la transforman en energía química, utilizable por los organismos vegetales y quienes de ellos se alimentan, para atender a la síntesis de sus componentes celulares.

Esta transformación conlleva la reducción del anhídrido carbónico atmosférico (CO2) en formas moleculares más complejas y de mayor contenido energético. La fijación fotosintética implica la formación de hidratos de carbono y oxígeno a partir del CO2 y de agua.

En el cloroplasto, orgánulo de la célula vegetal, concurren dos procesos principales: conversión de la energía luminosa en energía química y conversión del carbono inorgánico en moléculas orgánicas. Proceso dual que nos permite, contemporáneamente, distinguir dos fases en la fotosíntesis, a saber, una etapa luminosa y otra sintética propiamente dicha.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.