Contaminación atmosférica por partículas

Las partículas ácidas de la atmósfera reducen la visibilidad y dañan los materiales. Métodos ingeniosos han puesto de manifiesto que la principal fuente de partículas es la combustión de carburantes fósiles.

En muchas partes del mundo, las fachadas de los tesoros arquitectónicos se están deteriorando. Las tierras y lagos se vuelven anormalmente ácidos, limitando, si no extinguiendo, la vida vegetal y animal. Gran parte de esos daños se atribuye hoy a la lluvia ácida, es decir, a la lluvia o a la nieve portadoras de ácidos en disolución.

Pero la precipitación húmeda no es la única vía que siguen los contaminantes para llegar al suelo desde la atmósfera; la difusión y otros procesos permiten a los gases y partículas ácidas alcanzarlo, incluso en ausencia de precipitación. Muchos científicos del medio ambiente sospechan que la deposición seca es tan destructiva para los materiales y el entorno como lo son la lluvia o la nieve contaminadas, y sugieren que una definición mejorada de «lluvia ácida» debería incluir ambas: la deposición húmeda y la seca.

Los depósitos secos han merecido una atención mucho menor que la lluvia ácida en cuanto tal, por la sencilla razón de que, durante bastante tiempo, se conocieron peor. En los últimos 10 años, sin embargo, los investigadores han descubierto nueva y sorprendente información acerca de las fuentes y posibles efectos de las partículas atmosféricas. De hecho, los estudios de seguimiento de las muestras de partículas hasta sus fuentes han ayudado a desterrar la idea de que las emisiones naturales de pantanos, volcanes y árboles serían las responsables de gran parte de la precipitación ácida en todo el globo. Queda ya fuera de duda que, incluso en zonas rurales, la deposición ácida (húmeda y seca) proviene casi siempre de la actividad humana: sobre todo de la combustión de carburantes para la producción de energía, la industria y el transporte. an>

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.