La robótica del siglo XXI

Los autómatas podrían entrar pronto en el servicio doméstico.

Desde que Unimation Inc. instaló el primer robot industrial en 1961 para extraer las piezas de un molde, más de 500.000 aparatos similares se han puesto en funcionamiento en factorías de todo el mundo. Se les ve en las petroquímicas, en las cadenas de montaje y en las instalaciones de manufactura de electrónica, reemplazando la mano del hombre en operaciones repetitivas y peligrosas. ¿Saldrán del entorno industrial para servir a la gente en sus necesidades cotidianas?

Ray Bradbury predice en sus relatos de fantasía científica la conversión de nuestros hogares en sistemas autómatas envolventes que trascenderán a sus propios habitantes. Isaac Asimov, por contra, imaginaba robots autónomos puestos a nuestro servicio. ¿Quién acertará? Empecemos por romper una lanza en favor de Bradbury. Podemos disfrutar ya del proyecto Casa Inteligente, donde un ordenador central optimiza la calefacción, la luz, el aire acondicionado y la seguridad. Añádase el control automático de las comunicaciones, diversiones, búsqueda de datos y compras en el ciberespacio, y buena parte de la conjetura de Bradbury está justificada.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.