Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Junio de 1998
Telecomunicaciones

Más allá de los sistemas de voz inalámbricos

Los teléfonos celulares son una aplicación de las comunicaciones inalámbricas. La técnica permite determinar la posición con exactitud y controlar lugares remotos.
En los próximos decenios, la red de sistemas de radio terrestres e instalados a bordo de satélites, cada vez más integrada, se irá desarrollando para enfrentarse a la creciente demanda de comunicaciones rápidas y móviles. Aunque el estímulo inicial para la construcción de esa infraestructura vino del simple deseo de conversar sin la sujeción de unos hilos conductores, están surgiendo otras aplicaciones; por citar dos: determinar dónde se encuentra una persona o un objeto y controlar ingenios a distancia.
Hasta hace poco, tales usos podrían haber parecido de interés sólo para navegantes, pilotos, vigilantes o especialistas. Pero la técnica inalámbrica es tan versátil (y los sistemas tan compactos y económicos gracias a los avances en electrónica e informática), que resulta útil incluso para quehaceres más prosaicos, por ejemplo, atravesar la ciudad en automóvil o proteger un domicilio de los ladrones.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.