Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Noviembre 1986Nº 122

Química

De la topología a la química

Los métodos que se fundan en la topología de las moléculas, es decir, en la estructura geométrica que dibujan los átomos, y dejan de lado su morfología tridimensional permiten predecir un amplio abanico de propiedades químicas.

Menear

Los químicos han logrado ya sintetizar y medir varias propiedades de más de siete millones de moléculas diferentes. Esa información, almacenada en centrales de bases de datos, está al alcance, casi instantáneo, de cualquier investigador que necesite saber de cualquier molécula aislada. ¿No podría emplearse toda esa información con un propósito más ambicioso? Por señalar una dirección: ¿podría aprovecharse para predecir qué propiedades presentará una sustancia química antes de producirse incluso su síntesis, antes de contar con una molécula de la sustancia en cuestión que tenga existencia física?

La posibilidad de realizar ese tipo de predicciones ha obsesionado a los químicos durante generaciones. Y ese sueño comienza a adquirir cuerpo gracias a una nueva técnica que, si bien se halla en sus primeras fases, puede atribuirse un importante número de éxitos en un conjunto notablemente amplio de aplicaciones. El nervio de la nueva técnica a que aludimos es la topología de cada molécula: la estructura de las interconexiones entre los átomos moleculares, que determinará la arquitectura definitiva de la molécula.

Por lo que al análisis topológico se refiere, importan poco la morfología tridimensional real de la molécula, la naturaleza y longitud de los enlaces químicos que ligan sus átomos o los ángulos entre dichos enlaces; a veces se desentiende incluso del tipo de átomos que componen la molécula en cuestión. Lo que realmente cuenta son estos otros aspectos: cuántos átomos hay en la molécula, a cuántos se une cada uno, si forman una sola cadena lineal, una cadena lineal con ramificaciones, o si constituyen un anillo, varios o combinaciones de anillos, cadenas y ramificaciones.

Puede conseguir el artículo en: