Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Agosto 2008Nº 383

Parasitología

Esquistosomas

Helmintos succionadores de sangre y parásitos temibles. La secuenciación de su genoma y un potente arsenal de técnicas genéticas ayudarán a sacar a la luz sus secretos.
Menear
Según la leyenda, los vampiros ni tienen sombra, ni se reflejan en los espejos y ni siquiera podemos captarlos con las técnicas fotográficas ni videográficas. Pero los vampiros pertenecen al reino de los mitos. En cambio, los esquistosomas, que se comportan en ciertos aspectos de forma semejante, viven en el mundo real. Vermes infecciosos, medran en las venas de los humanos. Se alimentan de nuestra sangre.
Según la Organización Mundial de la Salud, entre las enfermedades provocadas por parásitos la esquistosomiasis cede sólo ante la malaria en cuanto al número de víctimas mortales o con incapacidades crónicas. Por no hablar del lastre que supone para el desarrollo social y económico de los países. Lo mismo que los vampiros, los esquistosomas han logrado hacerse invisibles. Cierto es que las cámaras pueden captarlos; pero nuestro sistema inmunitario, no.

Puede conseguir el artículo en: