Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Lengua y visión del mundo. Los colores de la nieve

Los lingüistas siguen aportando argumentos en pro y en contra de las hipótesis formuladas por Benjamin Lee Whorf sobre la relación entre las estructuras del lenguaje y las perceptivas.

La relatividad lingüística —la idea según la cual la lengua que se habla configura la visión del mundo— se propuso en los años cuarenta de nuestro siglo, gozó de extendido predicamento en la década siguiente y perdió su crédito, cuestionada por sólidas objeciones, en las postrimerías de los sesenta.

La relatividad lingüística se conoce también por "hipótesis de Whorf", en honor de Benjamin Lee Whorf, agente de seguros y lingüista aficionado que la popularizó. "Despiezamos la naturaleza, la organizamos repartiéndola en conceptos y le atribuimos significaciones tal y como lo hacemos, porque, sobre todo, somos partícipes de un convenio para organizarla de este modo", escribió. "Una misma evidencia física no hará que todos cuantos la observen se formen idéntica imagen del universo, a no ser que sus trasfondos lingüísticos sean similares o se equivalgan de alguna manera."

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.