Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Junio 2018Nº 501
Apuntes

Astronomía

Gratuito

Un nuevo mapa de la Vía Láctea

Los datos del satélite europeo Gaia ofrecen una imagen sin precedentes de las estrellas de nuestra galaxia.

Menear

La Agencia Espacial Europea ha creado el mapa tridimensional más grande y preciso de la Vía Láctea, un avance que se esperaba con impaciencia. Gaia, una misión con un coste de unos mil millones de euros, publicó el pasado abril su primer gran conjunto de datos, los cuales detallan las posiciones y los movimientos de más de mil millones de estrellas de la galaxia.

La nave espacial Gaia, lanzada en 2013, barre todo el cielo desde su punto de mira orbital, situado sobre el lado de la Tierra opuesto al Sol. Su revolucionario mapa se basa en 25 observaciones distintas de las estrellas individuales y sus movimientos, realizadas durante aproximadamente dos años, e incluye una muestra representativa (un uno por ciento) de los astros de la Vía Láctea. Los datos, descritos en una serie de artículos publicados en la revista Astronomy & Astrophysics, pueden extrapolarse para simular el pasado y el futuro de la galaxia. «Estamos obteniendo un mapa en un momento dado, pero también podemos retroceder y avanzar en el tiempo», explica Jos de Bruijne, científico adjunto del proyecto Gaia.

Gaia publicó su primer conjunto de datos en septiembre de 2016. Pero, debido al limitado tiempo de observación y a que el proceso dependía del conocimiento previo de las posiciones celestes, aquel mapa solo daba cuenta de las distancias y los movimientos de dos millones de estrellas. El segundo conjunto de datos contiene detalles similares de 1300 millones de astros, 650 veces más que la colección original.

El telescopio puede observar de manera precisa estrellas en el centro galáctico, a distancias de hasta 30.000 años luz, lo que equivaldría a distinguir desde la Tierra una moneda de dos céntimos en la superficie de la Luna. «Lo que hace que esta misión sea tan revolucionaria es la precisión de los movimientos propios medidos por Gaia», comenta Allyson Sheffield, astrofísica del Colegio Universitario LaGuardia, en Nueva York, que no participó en el proyecto.

Los dos telescopios ópticos y los tres instrumentos científicos de Gaia también pueden medir el brillo, la temperatura y la composición de las estrellas. El nuevo conjunto de datos incluye también los colores de los astros, los cuales pueden revelar detalles cruciales sobre su edad y temperatura superficial. Estas observaciones tan diversas convierten a la nave espacial en una especie de «ventanilla única a la estructura galáctica», en palabras de Sheffield.

Los datos incluyen asimismo las velocidades radiales (correspondientes a los movimientos en dirección a la Tierra o alejándose de ella) de seis millones de estrellas. Este tipo de mediciones permiten calcular la velocidad de los astros con respecto al Sol, lo que a su vez revela más detalles acerca de cómo podría haber evolucionado la galaxia. Y, por si fuera poco, Gaia ha efectuado observaciones de 14.099 asteroides del sistema solar.

El conocimiento preciso de los movimientos estelares no solo permitirá comprender mejor la historia y la evolución de la galaxia, sino que también podría ofrecer pistas sobre la naturaleza y la distribución de la enigmática materia oscura, así como poner a prueba teorías alternativas de la gravedad, apunta Amina Helmi, astrofísica del Instituto Astronómico Kapteyn, en los Países Bajos, e integrante de la misión Gaia.

 

Puede conseguir el artículo en: