Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

  • 19/10/2018 - ECOLOGÍA

    La biodiversidad también puede desestabilizar los ecosistemas

    La riqueza de especies aumenta la estabilidad temporal del ecosistema, pero disminuye su resistencia frente a un aumento de la temperatura.

  • 18/10/2018 - Sordera

    ¿Restaurar la pérdida de audición?

    Experimentos realizados en ratones identifican una proteína cuya estimulación promovería la regeneración de las células sensoriales dañadas por el exceso de ruido o la edad.

  • 17/10/2018 - astronomía

    Pero ¿cómo se forman realmente los planetas?

    Como un coche que pesa el doble que el acero con que lo hicieron, los exoplanetas tienen una masa mucho mayor que el material del que surgen. Este nuevo hallazgo pone en entredicho las teorías de la formación planetaria.

  • 17/10/2018 - Comportamiento

    Por qué vivir en pareja engorda

    Los hábitos comunes que se adquieren durante la convivencia son los responsables del aumento de peso.

  • 16/10/2018 - astronomía

    Grandes penitentes de Europa

    Recuerdan a los nazarenos de una procesión, con sus ropas blancas y sus capirotes. Son unas agudas cuchillas de hielo que se juntan a cientos en neveros o campos de hielo. Y no las hay solo en la Tierra.

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Diciembre 2004Nº 339
Taller y laboratorio

Mecánica

El péndulo de Foucault

O cómo observar, indirectamente, la rotación de la Tierra.

Menear

De entre la gran variedad de experimentos científicos, destacan los que demuestran algún fenómeno natural. El péndulo de Foucault, llamado así en honor del célebre físico francés que vivió en el siglo xix, constituye uno de estos experimentum crucis: permite verificar, sin necesidad de observar el cielo estrellado, que nuestro planeta gira sobre sí mismo.

Se basa en una pesada esfera que oscila en el extremo de un fino cable. Pese a guardar estrecha semejanza con el péndulo matemático, esconde bajo su aparente simplicidad un funcionamiento delicado y sensible, que requiere una experimentación paciente y minuciosa. Con todo, acepta errores sistemáticos inferiores al 15 por ciento.

La clave del éxito del péndulo de Foucault reside en la orientación de su plano de oscilación, que tiende a mantenerse constante en el espacio. Constituye, pues, un sistema de referencia inercial respecto del cual observamos el giro de nuestro planeta. Su movimiento aparente se atribuye, a menudo, a una precesión; en realidad se trata de la rotación de la línea de los ápsides (el eje mayor de una órbita), debida a la fuerza (ficticia) de Coriolis. A ello se debe que el plano de oscilación del péndulo gire en sentido horario en el hemisferio norte y antihorario en el hemisferio sur.

Puede conseguir el artículo en: