Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

La formación de los supercontinentes

Según una hipótesis, se constituyen de acuerdo con un modelo de acordeón, vale decir, de aproximación y distanciamiento; a tenor de otra, los continentes se separan y se desplazan por el planeta hasta reunirse, de nuevo, en el lado opuesto.
En un ejercicio de humildad, no deberíamos dar nada por sentado; ni siquiera la firmeza de la tierra que pisamos. El registro geológico indica que hace entre 300 y 200millones de años las masas continentales estaban reunidas en un supercontinente, Pangea (voz de origen griego que significa "todas las tierras"), rodeado de un superocéano, Panthalassa ("todos los mares"). Es más, en el transcurso de los últimos 200millones de años, la evolución de la Tierra ha estado dominada por la disgregación de Pangea y la formación de nuevos océanos (el Atlántico, por ejemplo) entre los continentes resultantes de la fragmentación.
Pero Pangea no ha sido el único supercontinente de la historia geológica de nuestro planeta. Las investigaciones de los últimos 20años apuntan que éste fue sólo el último de una serie de supercontinentes que se formaron y disgregaron a lo largo de más de 3000millones de años. Aunque todavía no existe acuerdo sobre el mecanismo responsable, los expertos coinciden en afirmar que se han producido varios ciclos de congregación y disgregación, con una profunda influencia en la evolución de la corteza terrestre, la atmósfera, el clima y la vida durante miles de millones de años.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.