Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Huellas de tsunamis

Unos restos enterrados sugieren que un antiguo tsunami sacudió África oriental.

Excavación cerca del rio Pangani, en Tanzania. [DAVIDE OPPO]

El terremoto acaecido en el océano Índico en 2004 generó un tsunami que se desplazó rápidamente desde Sumatra y devastó las costas del sureste asiático, pero causó muchos menos daños cuando llegó a África. Eso ha llevado a muchos científicos a pensar que el riesgo de tsunamis en algunas partes del este de África es relativamente bajo. Pero el estudio de una capa de arena de hace 1000 años y llena de huesos humanos, situada en la bahía de Pangani, en el noreste de Tanzania, ha vuelto a poner la amenaza de una ola monstruosa en el punto de mira.

Un equipo internacional de geólogos combinó su análisis de la capa de arena con simulaciones de escenarios sísmicos, complementando el trabajo de campo realizado durante años por los arqueólogos de la Universidad de Dar es Salaam. El equipo halló indicios de que un tsunami procedente de la zona de subducción de Sumatra-Andamán (que también fue la fuente del devastador tsunami de 2004) destruyó un antiguo asentamiento pesquero de la bahía de Pangani. El primer autor del estudio, Vittorio ­Maselli, de la Universidad Dalhousie de Nueva Escocia, tomó parte en él como explorador de National Geographic. El trabajo se publicó en línea el pasado mayo en Geology.

En la capa de arena, los investigadores hallaron restos de fauna marina diminuta arrastrada desde el océano y huesos humanos rotos que no podían atribuirse a enfermedades, actos violentos o entierros tradicionales. «Considerando todo, el tsunami era la mejor interpretación», afirma Maselli.

El trabajo podría poner la primera piedra para evaluar el riesgo de tsunamis a lo largo de la vasta costa oriental africana, llena de capas de arena enterradas y fondos oceánicos sin cartografiar. Y los resultados se ajustan a lo observado en otros lugares: al otro lado del océano Índico, los investigadores han hallado depósitos de tsunamis similares, de hace miles de años, en muchas de las zonas costeras que registraron más víctimas en 2004. «Quizá lo más interesante del estudio es que concuerda con lo que han observado algunos de mis colegas en la costa oriental de la India», valora Emile Okal, sismólogo de la Universidad del Noroeste que no participó en la nueva investigación. «Desde un punto de vista geológico, creo que es una gran contribución.»

Aunque harán falta nuevos trabajos para dilucidar el alcance de la amenaza, los investigadores sostienen que su estudio identifica un riesgo natural muy real para esta región en rápida urbanización, y que los constructores deberían tenerlo en cuenta. «Me parece relevante para proyectos de infraestructuras a largo plazo», señala Andrew Moore, geólogo del Colegio Earlham y uno de los autores del estudio. «Este es un llamamiento para salir a buscar» depósitos de tsunamis en otros sitios.

Realizar más investigaciones puede ayudar a que las futuras urbes del este de África mitiguen el riesgo, según Maselli. «De momento, nuestro conocimiento se limita a un solo punto en todo el continente africano. Lo que estamos diciendo es: “Mirad, hemos descubierto algo... Volvamos a África oriental y sigamos aprendiendo”.»

Puedes obtener el artículo en...

También te puede interesar

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.