Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Crujir de dedos

El sonido que se produce al estirar una articulación obedece a un proceso no muy distinto del que tiene lugar cuando abrimos una lata de refresco.

BRUNO VACARO

Todos lo hemos hecho alguna vez: tiramos de uno de nuestros dedos y oímos un crujido. ¿A qué se debe tan intrigante sonido? Varios estudios respaldados por radiografías confirman lo que algunos habían adelantado ya en los años setenta del pasado siglo: ese crujido obedece a la formación de burbujas en las articulaciones. Pero ¿por qué se forman esas burbujas?

Atendamos en primer lugar a la morfología de las articulaciones. Para facilitar el movimiento entre los huesos, el contacto entre dos de ellos se encuentra asegurado por varios intermediarios. Los extremos están protegidos por cartílago, un material sólido y elástico que resiste bien tanto la compresión como la tracción. Por otro lado, la lubricación entre ambos la proporciona una fina capa de líquido sinovial, una sustancia viscosa que reduce el rozamiento entre los cartílagos.

Cuando tiramos de los huesos, forzamos la distensión de la articulación. Ello provoca que la presión en el líquido sinovial decrezca de manera considerable, llegándose a alcanzar valores de hasta –2 atmósferas. Se produce entonces un proceso de cavitación; es decir, la aparición de burbujas de gas en el seno del líquido. Es la rápida expansión de esas burbujas, cuyo diámetro puede alcanzar 0,5 milímetros, la responsable del crujido.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.