Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Marzo 2014Nº 450
Apuntes

Bioquímica

Gratuito

Cultivar pelo en una placa de Petri

Menear

El biólogo celular Desmond Tobin se pasa el día recogiendo órganos de pacientes sometidos a intervenciones de cirugía estética. No se trata ni de riñones ni de otros órganos vitales: se dedica a recolectar retazos de piel extirpados de detrás de la oreja en las operaciones de lifting facial. Para él las muestras de piel son preciosas porque albergan unos órganos diminutos, los folículos de los que nace el pelo.

En el Centro de Ciencias de la Piel de la Universidad de Bradford, Tobin extrae con cuidado los folículos y reproduce con ellos el crecimiento del pelo humano en una placa de Petri.

Otros investigadores, como James V. Gruber, director general de investigación y desarrollo de Lonza Consumer Care, ponen a prueba en los folículos extraídos la eficacia de nuevos productos capilares y dermatológicos sin recurrir a animales de laboratorio. Gruber explicó su trabajo el pasado diciembre en el encuentro anual de la Sociedad de Químicos Cosméticos de EE.UU. y Canadá.

Dos moléculas generan expectativas como tratamientos contra la alopecia, según Gruber. Un péptido de levadura que aparentemente revierte la senescencia de las células foliculares, la entrada en latencia que paraliza su multiplicación. Y una isoflavona antioxidante que aumenta las concentraciones de colágeno y elastina, componentes que refuerzan la matriz cutánea que sostiene los folículos en su lugar.

Tobin y Gruber han trabajado hasta hoy con cabello que ha sido forzado a entrar en senescencia por medios químicos. El paso siguiente consistirá en averiguar si es posible despertar los folículos que de forma natural se han vuelto inactivos.

Puede conseguir el artículo en: