Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

  • 17/01/2019 - envejecimiento

    Nuestro ADN sabe cuántos años viviremos

    La identificación de ciertas variantes en el genoma permitiría predecir si una persona presentará mayor o menor esperanza de vida que la media de la población

  • 16/01/2019 - Oceanografía

    El cambio climático energiza las olas

    Cuanto más calientes estén los mares, más potentes serán en general las olas. Esta es una consecuencia inesperada del cambio climático. Sin embargo, ante Europa la tendencia apunta en sentido contrario.

  • 16/01/2019 - Envejecimiento

    Los insectos también envejecen

    Del mismo modo que los humanos, los grillos de campo sufren un deterioro físico a lo largo de la edad adulta, a pesar de vivir unas semanas.

  • 15/01/2019 - aprendizaje automático

    ¿Una nueva forma de inteligencia artificial?

    Los investigadores presentan un nuevo modelo de aprendizaje automático que en vez de a las capas de las redes neuronales profundas recurre a una «caja negra» que resuelve ecuaciones diferenciales.

  • 15/01/2019 - DOLOR

    ¿Por qué la percepción del dolor varía según el sexo?

    La testosterona, el estrés y la memoria serían los factores responsables de la hipersensibilidad masculina.

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Marzo 2014Nº 450
Panorama

Biología evolutiva

Nuevo mecanismo de creación de especies

Se describe una nueva forma de especiación a través de la relación entre un animal y los microorganismos residentes en su intestino.

Menear

El proceso de especiación, por el que un linaje se divide en dos acervos génicos independientes, tiene su origen en el desarrollo de barreras en el flujo génico, las cuales mantienen diferencias en las poblaciones cuando estas se hallan en contacto. El flujo puede reducirse por numerosas causas, como la incapacidad de apareamiento, la incompatibilidad entre espermatozoide y óvulo o la producción de híbridos estériles o inviables. Brucker y Bordenstein han descrito en el número de agosto de 2013 de la revista Science una nueva forma de aislamiento reproductivo: la influencia de microorganismos residentes en los intestinos sobre la supervivencia de los híbridos.

La idea de que los microorganismos contribuyen al aislamiento reproductivo no resulta nueva. En los años noventa del siglo XX se descubrió que la escasa supervivencia de los descendientes híbridos de dos especies de avispas estrechamente emparentadas se asociaba a la presencia en los progenitores de la bacteria Wolbachia. En tiempo más reciente, se ha demostrado que los cambios inducidos por el ambiente en la composición de la microbiota intestinal podrían repercutir en la elección de pareja en Drosophila, la mosca del vinagre. Asimismo, el trabajo de Brucker y Bordenstein ha examinado el papel de la microbiota intestinal en el aislamiento reproductivo, pero se ha centrado en la muerte de larvas híbridas y no en la elección de pareja, además de estudiar una situación en la que la cantidad de microorganismos del entorno se mantiene constante.

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados