Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Sin temporada de gripe

Las medidas adoptadas contra la COVID-19 han frenado en seco la gripe en el hemisferio sur.

KATIE PEEK

El pasado marzo, mientras el coronavirus se extendía por el planeta, un dato sanitario menguaba con rapidez: los casos de gripe. La temporada en el hemisferio austral debiera haber comenzado entonces, pero prácticamente no hubo casos. «En 40 años de carrera no había visto nunca cifras tan bajas», asegura Greg Poland, experto en gripe de la Clínica Mayo. Los especialistas siguen estudiando las razones, pero varios han apuntado que las medidas preventivas adoptadas frente al coronavirus (lavado de manos, mascarillas y distanciamiento físico) funcionan contra el contagio de la gripe. De continuar esas medidas, podríamos presenciar el mayor descenso de la incidencia de gripe en la historia moderna. No por ello los expertos en salud dejan de recomendar la vacuna antigripal, pues no todos los ciudadanos cumplen las medidas para contener el virus y porque la COVID-19 tal vez podría ser más peligrosa para quienes contraen la gripe.

KATIE PEEK; FUENTE: FLUNET/SISTEMA MUNDIAL DE VIGILANCIA Y RESPUESTA A LA GRIPE. ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD (<em>incidencias de la gripe</em>)

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.