Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Sinceridad online

Los perfiles de Facebook tienden a mostrar reflexiones precisas de la personalidad de los usuarios.

© ISTOCKPHOTO / Giovanni Meroni

Las redes sociales en Internet constituyen una forma de saber más sobre alguien que nos despierta curiosidad pero a quien no hemos visto nunca, como podría ser un posible empleado a quien podríamos o no contratar. Al examinar el perfil de una persona, probablemente esperaríamos algo de maquillaje: una foto excesivamente favorecedora o una descripción demasiado generosa en la sección «Acerca de mí». Un estudio publicado en el número de marzo de Psy­chological Science, sin embargo, sugiere que los usuarios de Facebook no sesgan sus perfiles para reflejar una visión idealista de sí mismos.

En el estudio, algunos colaboradores de investigación de la Universidad de Texas, en Austin, y de la Universidad de Mainz, en Alemania, debían examinar el perfil en Facebook de un probando, tras lo cual se les requería que indicasen, según su opinión, la puntuación que había obtenido dicho participante en los cinco grandes factores de la personalidad utilizados en la investigación psicológica: extroversión, amabilidad, neuroticismo, apertura a nuevas experiencias y responsabilidad.
Una vez efectuada la evaluación, se comparaban los resultados basados en lo que habían visto en Facebook los investigadores consultados con las puntuaciones reales de las pruebas del autor del perfil, así como con los resultados de cuatro de los «amigos cercanos» del participante, quienes también habían evaluado sus rasgos de personalidad. Los colaboradores de investigación tuvieron éxito en cuatro de los cinco factores, es decir, en todos ellos menos en el neuroticismo, rasgo que por lo general resulta difícil de evaluar.

En conclusión, como cualquier suposición realizada a partir de la información limitada sobre una persona, las evaluaciones de personalidad no resultaron perfectas, pero se acercaban mucho más a lo que esas personas pensaban de sí mismas de lo que podría esperarse. Tal correlación moderada equivale a la capacidad de juzgar la personalidad de alguien después de una primera impresión, según indican investigaciones anteriores. Por lo tanto y volviendo al principio, si comprueba la información sobre el supuesto empleado en Facebook antes de la entrevista, podrá adivinar si al día siguiente estará enseñándole su nuevo lugar de trabajo o, por el contrario, mostrándole dónde está la puerta.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.