Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Septiembre de 2006
Neuroética

Una nueva imagen del hombre

Comienza a configurarse una nueva disciplina que estudia la ética de las neurociencias y las bases neurocientíficas de la moral.

Supongamos que el lector participa, en calidad de persona sana, en un estudio en el que se investiga, con técnicas de formación de imágenes, la relación entre la memoria a largo plazo y la estructura de la personalidad. Al escanearle el cerebro se descubre, con gran sorpresa, que debido a un tumor inextirpable le quedan seis meses de vida.

¿Desearía el lector que se lo dijeran? ¿No sería preferible dejar pasar el tiempo, vivir despreocupado hasta que aparecieran los primeros síntomas y retrasar lo máximo posible la noticia? Pero, ¿no tiene el lector "derecho a no saber"? Al fin y al cabo, se ha ofrecido como sujeto de control, no como paciente. ¿Se le podría permitir que siguiera conduciendo el coche, aunque no se sabe cuándo aparecerán las primeras manifestaciones del ataque? ¿Desearía, quizá, que, en un caso así, se informara primero a sus parientes antes que a él mismo?

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.