Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Noviembre de 2005
Neurología

Esclerosis múltiple

Hasta ahora, la esclerosis múltiple se ha venido considerando una enfermedad autoinmunitaria, en la que el sistema de defensa del organismo ataca su propio sistema nervioso. Pero, esa explicación podría ser sólo una cara de la moneda.
Llamémosla Janet Brown. Acudió a nuestro hospital Brigham and Women de Boston por vez primera hace 5 años. Se quejaba de cansancio, sensación de sordera y alteraciones visuales. Los primeros ensayos terapéuticos parecían muy alentadores pero, al cabo de un año, se acentuaron las recidivas. Janet dejó de caminar y de hablar correctamente. Cuando esta maestra de 34 años regresó de nuevo a nuestro centro de esclerosis múltiple del Brigham and Women vino sentada en silla de ruedas.
Se le sometió a una resonancia magnética, para medir el riego sanguíneo y la actividad cerebral. En las imágenes aparecían zonas inflamadas, que confirmaron nuestro diagnóstico: esclerosis múltiple. Ese mismo día le administramos un fármaco químico antiinflamatorio. Dos meses más tarde comprobamos, en las imágenes tomográficas del cerebro, que se había producido una clara mejoría. Un año después, Janet pudo volver a caminar con la ayuda de un bastón. Hoy sólo cojea un poco.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.