Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Los beneficios de la actividad física

El ejercicio regular favorece la ejecución de las tareas cotidianas y una vida independiente en las personas con alzhéimer.
Jonatan R. Ruiz y Alejandro Lucia
Los cambios en el estilo de vida pueden frenar el inicio y la progresión de la enfermedad de Alzheimer. El seguimiento de pacientes a partir de estudios longitudinales de períodos de cinco a siete años han puesto de manifiesto que las personas muy activas tienen un riesgo entre un 20 y un 50 por ciento menor de padecer demencia respecto a personas menos activas.
El deterioro mental progresivo con de­sorientación, los problemas de memoria y confusión, comunes en la enfermedad de Alzheimer, interfieren con la capacidad para desarrollar las tareas de la vida diaria. Además, el deterioro físico y la pérdida de masa muscular aumentan el riesgo de caída y de fracturas, así como una mayor pérdida de funcionalidad e independencia.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.