Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Julio de 2017
Neurociencia

Talento sin consciencia

Los algoritmos de aprendizaje ­profundo aprenden a jugar a videojuegos sin antes saber las reglas. Con poco entrenamiento consiguen superar a los contrincantes humanos más diestros.

En 1976 apareció Breakout, hoy un clásico entre los videojuegos. El jugador debe mover la paleta roja inferior de izquierda a derecha para mantener en movimiento la bola que aparece en pantalla. A medida que esta acierta en chocar contra los bloques de la parte superior del monitor, el muro de colores se va destruyendo poco a poco. [FUENTE: «HUMAN-LEVEL CONTROL THROUGH DEEP REINFORCEMENT LEARNING». VOLODYMYR MNIH ET AL. EN NATURE, VOL. 518, FEBRERO DE 2015]

En síntesis

DeepMind, una compañía de Google, desarrolla programas de ordenador que disponen de inteligencia artificial. Estos presentan un método de aprendizaje similar al del cerebro humano.

Uno de sus algoritmos aprende por sí mismo a jugar a videojuegos. Como información solo necesita los píxeles de la pantalla y la puntuación que debe maximizar.

El programa valora más las acciones exitosas y repasa situaciones anteriores una y otra vez. En determinados juegos logra vencer a personas expertas en esos entretenimientos.

Los conceptos de inteligencia y consciencia han estado íntimamente ligados a lo largo de la historia humana. Se da por supuesto que las personas inteligentes son también más conscientes. ¿Qué es la consciencia sino la capacidad de experimentar algo y saberlo contar con detalle? Es posible, sin embargo, que esta estrecha relación se esté deshilachando.

Uno de los motivos de la desaparición de esta asociación es el avance logrado por DeepMind, una pequeña compañía londinense que Google adquirió hace unos tres años por cientos de millones de dólares. En 2011, Denis Hassabis, niño prodigio, ajedrecista, diseñador de videojuegos y neurocientífico informático cofundó la empresa. Los logros de su algoritmo han dejado a todos boquiabiertos: aprende por sí solo a jugar a una serie de videojuegos, con frecuencia, mejor que los humanos.

Si desea formarse una idea más nítida del revuelo que levantó en 2014 puede visionar el vídeo DeepMind artificial intelligence @FDOT14 en YouTube. La grabación, de algo más de cuatro minutos de duración, muestra unos momentos de la ponencia que Hassabis mantuvo en una conferencia de científicos. Presentaba un algoritmo que aprende por sí solo a jugar al clásico videojuego Breakout. El entretenimiento, una variante de Pong, consiste en romper con una bola unos ladrillos que aparecen alineados en la parte superior de la pantalla. La bola rebota desde lo alto contra las paredes laterales; ahora bien, si toca la línea de base de la pantalla, el jugador pierde una de las tres vidas con las que inicia la partida. Para evitarlo, dispone de una pala que puede desplazar de forma horizontal mediante el mando de control del ordenador y proyectar la pelota hacia arriba.

El videojuego, creado con Steve Wozniak, cofundador de Apple, seguramente resulta hoy en día algo primitivo; no obstante, todavía entusiasma a cualquiera. Hassabis explica en su charla que cuando el algoritmo empieza a jugar no sabe nada; mueve la pala al azar, de manera descoordinada con la bola. Solo de cuando en cuando acierta a darle. Pero al cabo de una hora de entrenamiento, su rendimiento mejora: devuelve la pelota muchas veces y rompe los ladrillos. Otra hora de entrenamiento y el algoritmo se muestra más hábil que la mayoría de los humanos: devuelve la bola con rapidez y en ángulos muy empinados.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.