Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Más atractivos si nos vemos con los ojos de otro

La mirada externa permite contemplar el propio cuerpo sin representaciones internas ni connotaciones negativas.

Just_Super / GETTY IMAGES / ISTOCK

Quien se haya visto alguna vez grabado en un vídeo quizá lo sepa: según el punto de vista de una tercera persona, nuestro propio cuerpo tiene un aspecto muy distinto. Solène Neyret y otros investigadores de la Universidad de Barcelona facilitaron mediante realidad virtual esta mirada externa a 11 varones y 12 mujeres estudiantes. Invitaron a que se conocieran en una realidad virtual, mejor dicho, que conocieran tres versiones diferentes de sí mismos.

Los participantes tuvieron que calcular sus propias medidas corporales y decir cómo les gustaría que fuera la versión mejorada de su cuerpo. A continuación, los investigadores crearon tres avatares para cada uno de los voluntarios: uno según la percepción del propio cuerpo, otro según un canon ideal y otro de acuerdo con las medidas reales. Tras ello, les pidieron que observaran los avatares, bien desde la propia perspectiva, o bien desde el punto de vista de un tercero.

Según descubrieron, las mujeres siempre ven su cuerpo más grueso de lo que es en realidad. Además, consideran más atractiva la imagen de su verdadero cuerpo si la observan desde la perspectiva de una ­mirada externa. Los científicos sospechan que esta mirada externa permite contemplar el propio cuerpo sin representaciones internas ni connotaciones ­negativas.

En los varones, en cambio, la perspectiva no influía en la autopercepción. Por otra parte, el experimento causó un efecto secundario curativo: más tarde, las estudiantes admitieron que se sentían más contentas con su cuerpo. Según los investigadores, este método no solo demuestra la inexactitud de nuestra autopercepción, sino que también podría emplearse como un procedimiento eficaz en el tratamiento de los trastornos alimentarios.

Fuente: Frontiers in Robotics and AI, 10.3389/frobt.2020.00031, 2020

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.