Ver no es creer

Los mecanismos neuronales para el procesamiento visual y la interpretación de lo que se ve son distintos.

PIXABAY

«Lo creeré cuando lo vea con mis propios ojos», se acostumbra a decir. Pero ¿ver y creer que se ve algo es lo mismo? Según investigadores de las universidades de Bolonia y Glasgow, la respuesta es: «No». Aunque la interpretación subjetiva se encuentra relacionada con la precisión de la percepción visual, ambos procesos se desarrollan a través de mecanismos cerebrales diferentes y pueden manipularse de forma independiente, según han demostrado los científicos en un estudio publicado en Current Biology.

Para la investigación, el grupo dirigido por Francesco di Gregorio, del Instituto de Ciencias Neurologicas de Bolonia, examinó unas determinadas ondas cerebrales, a saber, las oscilaciones alfa de la corteza visual. De manera repetida, mostraron a 92 personas patrones de un tablero de ajedrez que aparecían en una pantalla y en posiciones cambiantes durante unos pocos milisegundos. En algunos casos, también presentaban círculos grises. Solicitaron a los participantes que indicaran si habían visto círculos y que evaluaran lo seguros que estaban de ello en una escala del 1 al 4. Al mismo tiempo, el equipo registró las ondas cerebrales de los sujetos mediante un gorro de electroencefalografía. Las oscilaciones más rápidas (frecuencias más altas) se asociaron con las respuestas más precisas. Ello se debe a que cada ciclo de ondas corresponde a un muestreo de información sensorial: cuanto más rápidas sean las oscilaciones, más información puede captarse, lo que a su vez aumenta la precisión de la percepción. En cambio, la amplitud de la onda representaba la confianza subjetiva de los voluntarios en su percepción: cuanto más alta era la curva, más inseguros estaban de su respuesta.

A continuación, los investigadores manipularon las ondas cerebrales mediante estimulación magnética transcraneal. Si cambiaba la frecuencia, la precisión de la percepción se modificaba, pero no la interpretación subjetiva. Cuando manipulaban la amplitud, la certeza de los sujetos cambiaba, pero no la precisión de sus respuestas. «La disociación entre la percepción y la realidad que se produce en la esquizofrenia podría deberse a la falta de comunicación entre los dos procesos que proporcionan precisión y certeza a la experiencia sensorial», indica Vincenzo Romei, uno de los autores del estudio.

Este artículo apareció publicado en línea en la sección de Actualidad Científica el 3 de agosto de 2022.

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.