Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Mente y Cerebro
  • Marzo/Abril 2007Nº 23

Sentidos

Sentido del gusto

La ciencia se adentra en el conocimiento de los receptores del gusto para descubrir la razón de nuestras preferencias y con la mirada puesta en el bloqueo de los sabores desagradables que suelen acompañar a los fármacos.
Menear
Sandra tuerce el gesto. Si por ella fuera, arrojaría de inmediato las verduras que acaba de probar. Por amargas. Pero las reglas de la educación se lo impiden. Sus anfitriones, un compañero del Camerún y su mujer, las encuentran muy sabrosas, en cambio. Se trata del ndolé, plato nacional de su país africano cuyo ingrediente principal es la planta homónima, parecida a la espinaca.
En el rechazo de Sandra hemos de buscar, sobre todo, los motivos genéticos. La percepción que tenemos de un sabor determinado no es cuestión exclusiva de la educación y las costumbres, sino que depende de la composición de los receptores del gusto, de carácter congénito.

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados