Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

La anatomía de la cavidad faríngea influye en el olfato

La forma de de la cavidad bucofaríngea posterior causa diferentes corrientes al inspirar y espirar.  

FOTOLIA / XACTIVE

Para oler debemos inspirar. Sin embargo, se trata de una verdad a medias, según han demostrado investigadores de la Universidad Yale en fecha reciente. Nuestro sentido del olfato no solo nos ayuda a percibir los olores del entorno; también contribuye a que apreciemos el sabor cuando comemos y bebemos. Y para ello es decisivo espirar. El novedoso estudio revela que este proceso se encuentra relacionado sobre todo con la anatomía de la cavidad faríngea. Su forma procura que existan corrientes que al espirar conducen las partículas olorosas de los alimentos desde la cavidad bucal hasta las células sensoriales de las fosas nasales.

Para su investigación, los científicos utilizaron una reproducción, obtenida mediante impresora 3D, de las vías nasofaríngeas de un voluntario sano. Previamente midieron las vías respiratorias superiores del probando mediante tomografía computerizada. A continuación, comprobaron si la faringe artificial funcionaba a partir de sustancias que simulaban las partículas de los alimentos.

Los autores constataron que la forma de la cavidad bucofaríngea posterior causaba diferentes corrientes al inspirar y espirar. Solo durante la espiración, las sustancias volátiles se movilizaban de la cavidad bucal posterior hacia los receptores olfatorios de la mucosa nasal posterior superior. Por el contrario, al inspirar se formaba una densa cortina de aire que aislaba las partículas olorosas, las cuales eran conducidas a través de la faringe hacia la tráquea y los pulmones. Este efecto ocurre de manera más intensa si se inspira y espira con calma.

Fuente: PNAS, vol. 112, págs. 14.700-14.704, 2015

Contenidos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.