Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Septiembre de 2016
Prevención

Medidas para prevenir el alzhéimer

La investigación aporta ­numerosas claves para mantener joven nuestro cerebro y dotarlo de mayor resistencia a la demencia.

JUSTIN METZ

En síntesis

Diversos estudios longitudinales están ofreciendo claves importantes para potenciar nuestro cerebro con el fin de afrontar en óptimas condiciones los cambios físicos que conlleva la edad.

Casi todas las personas de edad avanzada presentan signos patológicos de alzhéimer en su cerebro, pero solo algunas desarrollan los síntomas de demencia. Según parece, las que no sufren la enfermedad disponen de mayor reserva cognitiva.

Desde aprender un segundo idioma o estudiar música en la infancia hasta mantenerse activo física, intelectual y socialmente tras la jubilación puede reducir el riesgo de padecer alzhéimer.

La arqueología ha sido uno de mis amores desde secundaria. He pasado muchas vacaciones arrastrando por el mundo a esposa e hijos para visitar ruinas antiguas, desde las kivas anasazi del sudoeste norteamericano o las «ciudades perdidas» de Machu Picchu y Petra, hasta las colosales estatuas moai que se alzan como torres en la Isla de Pascua. En algún punto del camino, la facultad de medicina y la residencia hospitalaria en neurología hicieron descarrilar mi amor juvenil. Aun así, me veo en ocasiones como un arqueólogo del cerebro, recolectando y catalogando reliquias y productos biológicos de especímenes en conservación, con el fin de casar tales hallazgos con las singulares historias de cada individuo.

He tenido, por fortuna, numerosas oportunidades para concederme este sueño. En el Centro Rush para la Enfermedad de Alzheimer, en torno a un centenar de científicos buscamos formas de prevenir y tratar una serie de trastornos neurodegenerativos comunes. Durante casi un cuarto de siglo he dirigido dos investigaciones longitudinales, el Estudio Órdenes Religiosas y el Proyecto Rush sobre Memoria y Envejecimiento, en los que participan más de 3200 adultos de edad avanzada repartidos por Estados Unidos. Nuestros voluntarios ingresan en estos estudios sin demencia y con edades comprendidas entre los 50 y tantos y pasados los 100 años. Cabe resaltar que todos ellos aceptan someterse a revisiones anuales que duran horas y que incluyen exámenes físicos, entrevistas minuciosas, pruebas de cognición, análisis de sangre y, en ciertos casos, escáneres cerebrales. Y lo que reviste suma importancia: todos donan su cerebro para nuestras investigaciones una vez hayan fallecido. La colección resultante llena varios gabinetes y dos «granjas de congelación», a una temperatura de –80oC, que se encuentran protegidas por sistemas de respaldo y de alarma, y que ocupan unos 370metros cuadrados.

Hemos realizado hasta la fecha decenas de miles de valoraciones clínicas y más de 1350 autopsias, lo que nos ha permitido generar un conjunto de datos sin precedente que compartimos con científicos de todo el mundo. Vamos, como los arqueólogos en un yacimiento, tamizando los restos que tenemos a nuestro cuidado, con la esperanza de comprender por qué algunas personas se conservan lúcidas de camino hacia su segundo siglo de vida y otras, en cambio, pierden sus facultades apenas sexagenarios. Ponemos en relación los factores de riesgo y los estilos de vida con la función cognitiva y las huellas biológicas de la enfermedad. Se podría pensar que cuanto más daño cerebral físico hallemos en el cerebro, más dificultades cognitivas habrá padecido su propietario; así es, por lo general. Pero no siempre. A veces, de dos personas con lesiones cerebrales similares, solo una sufrió efectos mórbidos.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.