Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Mente y Cerebro
  • Enero/Febrero 2013Nº 58
Avances

Terapia

Electrodos que despiertan

La estimulación directa del cerebro puede restablecer la consciencia de los pacientes.

Menear

La mayoría de los estudiosos sobre las bases de la consciencia son «chovinistas» corticales: se centran en los dos hemisferios corticales que coronan el cerebro. Ahí se asientan, supuestamente, la percepción, la acción, la memoria, el pensamiento y la consciencia.

Nadie duda de que la enorme especificidad de cualquier experiencia de percepción consciente (el dolor punzante en el alvéolo dental después de extraer una muela del juicio; la sensación de familiaridad del déjà vu; la experiencia de la comprensión repentina o «ajá»; el azul celeste del paisaje contemplado desde una alta montaña; la desesperación al leer acerca de un nuevo ataque suicida, etcétera) se encuentra mediada por coaliciones de células nerviosas corticales sincronizadas y sus dianas asociadas en los «satélites» de la corteza: el tálamo, las amígdalas, el claustro y los ganglios basales. Los grupos de neuronas corticales son los elementos que construyen el contenido de cada experiencia concreta, rica y vívida. Sin embargo, ese contenido solo puede aportarse si se encuentra intacta la infraestructura básica que lo representa y procesa. Aquí es donde aparecen las regiones menos glamurosas del cerebro, ocultas en las catacumbas.

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados