Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Mayo de 2018
Psiquiatría

De la anorexia a la obesidad

La anorexia nerviosa, la bulimia y la obesidad, entre otros trastornos relacionados con la conducta alimentaria, suelen afrontarse de manera específica y por separado; sin embargo, ­presentan factores de riesgo comunes.

Ciertas circunstancias psicosociales pueden llevar a padecer obesidad, pero también un trastorno de la conducta alimentaria, como la anorexia o la bulimia nerviosa. [ISTOCK / TERO VESALAINEN]

En síntesis

Por lo general, la obesidad y los trastornos de la conducta alimentaria (TCA), entre ellas la anorexia nerviosa y la bulimia nerviosa, se afrontan como enfermedades independientes. No obstante, comparten ciertas características.

Los estudios recientes apoyan que los TCA y la obesidad presentan factores de riesgo ambientales, neurobiológicos y neurocognitivos similares. La familia, la personalidad, la cultura y ciertos genes son algunos de ellos.

La identificación de los factores de riesgo comunes en estas enfermedades contribuye al desarrollo de intervenciones más eficaces y económicas para los casos de peso extremo, un problema creciente en todo el mundo.

Una persona con obesidad y otra con anorexia presentan más características en común de lo que a simple vista podría pensarse. Incluso un mismo sujeto puede mostrar, a lo largo de su vida, problemas de obesidad y de anore­xia. En otras palabras, los trastornos de la conducta alimentaria (TCA) y la obesidad comparten factores de riesgo. Sin embargo, tales patologías se suelen estudiar y tratar como enfermedades independientes. La identificación de los riesgos comunes podría contribuir a desarrollar un modelo de prevención general y, de esta manera, ayudar a reducir un problema médico y psicosocial creciente. En concreto, se calcula que en España entre un 14,5 y un 28 por ciento de los adultos padecen obesidad, y entre un 4,1 y un 6,4 por ciento, anorexia nerviosa o bulimia nerviosa.

Pero ¿qué similitudes concretas presentan estos trastornos? Veamos con detalle los factores de riesgo ambientales (socioculturales y familiares) e individuales (biológicos, genéticos y psicológicos) que comparten los estados de peso extremo.

Influencias del entorno cultural y social

Desde hace años, la delgadez se considera un ideal de éxito y aceptación en las sociedades occidentales. Por otro lado, la oferta de comida y alimentos con un alto contenido calórico y un bajo valor nutricional ha aumentado de manera considerable. Esta combinación paradójica favorece que aumenten los casos de TCA y de obesidad entre la población, como demuestran las mayores tasas de anorexia o bulimia en las mujeres jóvenes europeas y los índices elevados de obesidad de los países más desarrollados.

Pero las poblaciones inmigrantes y minorías étnicas que residen en países occidentales también constituyen un grupo de riesgo para los TCA a causa, principalmente, del proceso de aculturación. Los medios de comunicación, sobre todo la televisión y las redes sociales, contribuyen posiblemente a ello, ya que impactan con fuerza en la configuración de los estilos de vida, en especial, en la de los adolescentes. No obstante, todavía se debate esta influencia mediática: los resultados de los estudios que se han llevado a cabo hasta ahora resultan controvertidos.

Asimismo, la obesidad crece a una velocidad alarmante en los países en desarrollo. De hecho, el fenómeno se está convirtiendo en un problema de salud mundial que afecta a diversos grupos de edad: niños, adolescentes y adultos. Todo ello se traduce en un incremento preocupante de personas que presentan pesos extremos en todo el planeta.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

También te puede interesar

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.