Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Mayo de 2018
Psicología social

Una solución para evitar los atascos

Se inspieran en el vuelo en bandada de las aves para resolver los problemas de tráfico.

ISTOCK / FONTANIS

Todo conductor se ha encon­trado alguna vez con el fenómeno del atasco fantasma, en el cual el tráfico se detiene de repente sin que haya una causa reconocible. El desencadenante de la situación no es otro que una inestabilidad dinámica en el flujo del tránsito que, a partir de determinada densidad de tráfico, nos obliga a frenar cada vez más hasta que, finalmente, se para por completo. Berthold K. P. Horn y Liang Wang, del Instituto de Tecnolgía de Massachusetts, han ideado una solución a partir del comportamiento de las aves: en lugar de prestar atención solo a la distancia del vehículo que se encuentra delante, también debe dejarse suficiente distancia con el de detrás.

Mediante simulaciones, los investigadores constataron que este principio, denominado control bilateral, podría reducir la duración del recorrido, puesto que permite reducir las interrupciones en la circulación.

El principio se fundamenta en la conducta de las aves, que no solo se orientan a partir del individuo que se encuentra delante, sino que consideran todo su entorno. De esta manera, se configura el elegante vuelo de las grandes bandadas de pájaros que tanto contrasta con el tráfico rodado humano, en el que los conductores tan solo controlan la velocidad respecto al vehículo que se halla delante. Los modelos computacionales y la experiencia cotidiana muestran que este procedimiento provoca atascos, incluso cuando se trata de pequeñas congestiones viales. Por el contrario, en el modelo del control bilateral, la interrupción desaparece de forma paulatina al ir avanzando el tráfico poco a poco.

Con todo, Horn y Wang dudan de que los conductores sean capaces de comportarse de tal modo, por lo que proponen aplicar el método en los sistemas de asistencia a la conducción y vehículos autónomos. Aunque solo una pequeña parte de los automóviles se comportase de este modo en la carretera, los beneficios resultarían apreciables.

Fuente: IEEE Transactions on Intelligent ­Transportation Systems, 10.1109/TITS.2017.2767595, 2017

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.