Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

  • 19/10/2018 - ECOLOGÍA

    La biodiversidad también puede desestabilizar los ecosistemas

    La riqueza de especies aumenta la estabilidad temporal del ecosistema, pero disminuye su resistencia frente a un aumento de la temperatura.

  • 18/10/2018 - Sordera

    ¿Restaurar la pérdida de audición?

    Experimentos realizados en ratones identifican una proteína cuya estimulación promovería la regeneración de las células sensoriales dañadas por el exceso de ruido o la edad.

  • 17/10/2018 - astronomía

    Pero ¿cómo se forman realmente los planetas?

    Como un coche que pesa el doble que el acero con que lo hicieron, los exoplanetas tienen una masa mucho mayor que el material del que surgen. Este nuevo hallazgo pone en entredicho las teorías de la formación planetaria.

  • 17/10/2018 - Comportamiento

    Por qué vivir en pareja engorda

    Los hábitos comunes que se adquieren durante la convivencia son los responsables del aumento de peso.

  • 16/10/2018 - astronomía

    Grandes penitentes de Europa

    Recuerdan a los nazarenos de una procesión, con sus ropas blancas y sus capirotes. Son unas agudas cuchillas de hielo que se juntan a cientos en neveros o campos de hielo. Y no las hay solo en la Tierra.

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Mente y Cerebro
  • Marzo/Abril 2016Nº 77
Libros

Reseña

Gratuito

Anatomía del cerebro

Primeras aproximaciones científicas.

Menear

BRAIN RENAISSANCE
From Vesalius to modern ­neuroscience
Marco Catani y Stefano Sandrone
Oxford University Press, Oxford, 2015

 

Acostumbramos a personificar el inicio de la revolución científica en la figura de Nicolás Copérnico y su cosmología heliocéntrica. Con no menor verdad, la sustitución de una tradición acrítica por una ciencia genuina se debe a Andreas Vesalio y su De humanic corporis fabrica, obra en siete volúmenes cuya ejecución contó con artistas del taller de Tiziano. Al prescindir de la autoridad de los maestros del pasado, que en su caso se resumía en Galeno, se atuvo a la observación directa y sistemática.

Las enseñanzas de Galeno, médico del siglo II d.C., incorporadas en el núcleo conceptual medieval árabe y cristiano y expurgadas en nuevas versiones humanistas, habían constituido la fuente incuestionada del quehacer terapéutico. Puesto que el derecho romano prohibía la disección en humanos, describió sistemas y órganos internos mediante extrapolación de lo observado en animales. Esa prohibición persistía en muchas partes de la Europa del siglo XVI.

Andrés Vesalio empezó a escribir el De fabrica a los 24 años; tardó cuatro en terminarla. Su publicación en 1543 culminó la creación de una obra maestra de ciencia y arte. Ahora, Marco Catani y Stefano Sandrone han traducido, con terminología anatómica moderna, los capítulos consagrados al cerebro. Con la vida fascinante de Vesalio se describe el método de disección en el contexto del espíritu explorador que caracterizó al hombre del Renacimiento. Inspirándose en los cartógrafos más virtuosos de su tiempo, Vesalio encarnó el paradigma metodológico de la ciencia, el poder de la observación directa. Así surgió una nueva anatomía del cuerpo humano. A través de la lectura del De fabrica nos percatamos de su gradual distanciamiento de la anatomía galénica.

Nacido en una familia desahogada de Bruselas, de médicos y farmacéuticos al servicio del emperador Carlos V, Vesalio estudió medicina en París. A los 18 años, sus profesores le otorgaron el privilegio de ayudarles en sus esporádicas disecciones públicas de ajusticiados. Prosiguió sus estudios en Lovaina. Tras graduarse, recibió el ofrecimiento de una cátedra de anatomía en la Universidad de Padua, centro donde la disección de cadáveres estaba firmemente instalada.

Esqueletos y figuras diseccionados de los dos primeros volúmenes posan en un fondo paisajístico romántico, rico en iconografía clásica. Las ilustraciones de los otros volúmenes están menos adornadas, pero son claras y finas. El cerebro aparece a menudo encajado en el cráneo con la calota craneal removida, con secciones a distintas profundidades.

Si ahora ponemos en el computador y en las redes sociales las metáforas sobre la función cerebral, para Vesalio y Galeno la técnica de referencia era la hidráulica, que, de una manera misteriosa, mantenía el funcionamiento de los cursos de agua y los sistemas de alcantarillado de las ciudades. Ambos veían el cerebro en esos términos, siendo las unidades funcionales el líquido de los ventrículos, más que la materia blanca y la materia gris. Transcurrido medio milenio, el progreso tecnológico permite investigar la anatomía del cuerpo humano con una mayor resolución temporal y espacial. Por lo que atañe al cerebro, las técnicas de neuroimagen (tomografía de emisión de positrones, resonancia magnética funcional o tractografía por tensión de difusión) son herramientas esenciales para el análisis de sistemas neurales organizados en estado de actividad y estado de reposo, ambos en condiciones normales y en condiciones patológicas.

En la versión inglesa de los 18 capítulos del De fabrica que Vesalio dedicó al cerebro en latín, cada capítulo presenta notas explicativas. De algunas estructuras que han adquirido particular relevancia en la neurociencia se esboza su desarrollo histórico. Sea por caso, el cuerpo calloso. A los ojos de un observador ocasional, el cerebro humano presenta una estructura dual, imagen especular una de la otra. Son los hemisferios, el derecho y el izquierdo. Sabemos hoy que existen notables diferencias entre uno y otro, constitutivas y funcionales. La historia de cómo se fueron revelando sus funciones dispares y de la razón de las mismas se encuentra ligada a esa comisura de materia blanca, el mayor haz de fibras del cerebro y principal enlace entre el hemisferio izquierdo y el hemisferio derecho. Nada tiene de extraño que esa estructura, considerando su inmenso tamaño, fuera descrita mucho antes de que Vesalio realizara sus observaciones. Los griegos, y sobre todo Galeno, fueron los primeros en situar su interpretación en la historia. La expresión corpus callosum se debe a Jakob Sylvius, maestro de Vesalio. Salvo la excepción de la nueva denominación de la estructura, la descripción que de ella se da en De fabrica es la aportada por Galeno. Uno y otro creían que el corpus callosum no era más que una suerte de soporte de los dos hemisferios, que les prevenía de un hundimiento en el medio. Con los siglos, esa estructura fue objeto de creciente atención hasta reputarla hoy determinante de la base cognitiva del ser humano. Justo y sólido homenaje el de Catani y Sandrone.

Puede conseguir el artículo en: