Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

La imitación fomenta el desarrollo social del bebé

Los niños de seis meses de edad prefieren las imitaciones que coinciden con sus propias acciones. 

Getty Images / CasarsaGuru / iStock

Los padres que imitan los movimientos, los gestos y las expresiones sonoras del bebé fomentan su desarrollo social y cognitivo, además de la capacidad de distinguir entre sí mismo y los demás. Aunque algunos científicos ya habían llegado a esta conclusión en investigaciones anteriores, hasta ahora no estaba del todo claro que los niños de escasos meses de edad pudieran reconocer la imitación y reaccionaran a ella con comportamientos prosociales.

Un grupo dirigido por Elainie Alenkaer Madsen, de la Universidad de Lund, ha cubierto esta laguna de conocimiento. Para ello, visitaron las familias de cinco niñas y once niños con una media de edad de 6,5meses. Mientras el bebé se encontraba en el re­gazo de la madre, la experimentadora lo imitaba durante dos minutos de tres modos diferentes: en uno, copiaba su comportamiento con exactitud (los movimientos y las expresiones sonoras y faciales); en otro, reproducía solo los movimientos (sin mostrar emociones), y finalmente, ejecutaba las acciones con el lado contrario del cuerpo. Como medida de control, la científica reaccionaba con rapidez al comportamiento del bebé, pero sin imitarlo. Tres cámaras registraron, desde diferentes perspectivas, la con­ducta de los jóvenes participantes.

Al analizar las grabaciones, se halló que, con frecuencia, los pequeños reaccionaban a los tres tipos de imitación con sonrisas, atención y acercamiento. Asimismo, mostraban un mayor comportamiento prosocial cuando se reproducía su conducta de manera exacta, como en un espejo. De vez en cuando, parecía que reconocían que estaban siendo imitados: los bebés repetían y variaban sus acciones y observaban si el adulto las seguía.

Los científicos concluyen que los niños de seis meses pueden diferenciar entre las distintas formas de interacción y que prefieren las imitaciones que coinciden con sus propias acciones. También señalan que la imitación constituye un método efectivo para estimular la atención de los bebés: «Las madres estaban bastante asombradas de ver a su bebé interaccionar con un extraño de forma tan alegre, y muy impresionadas por sus habilidades».

Fuente: PLoS ONE, 10.1371/journal.pone.0232717, 2020

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.