Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Por qué los dolientes suelen sentirse solos

Con frecuencia, los familiares de un fallecido temen resultar una carga para los demás, lo que aumenta su sensación de soledad. 

Getty Images / AntonioGuillem / iStock

El modo en que una persona se enfrenta a la muerte de un familiar depende, entre otros factores, del apoyo que recibe de su entorno. De acuerdo con investigadoras de la Universidad de Oxford, también influye en gran medida la propia sensación de distanciamiento social.

El equipo, dirigido por Kirsten Smith, desarrolló un novedoso cuestionario para evaluar el distanciamiento social que una persona siente frente a amigos y parientes después de una defunción. El test incluía afirmaciones como: «Los otros no soportarían que les dijera cómo me siento» o «Solo puedo ser yo mismo cuando estoy solo». A continuación, utilizaron el cuestionario en un estudio a largo plazo con familiares de fallecidos.

Descubrieron que cuanto más intensos eran los sentimientos de aislamiento, antes experimentaban síntomas de depresión y traumatización durante los primeros meses tras la pérdida del familiar. Su salud mental también evolucionaba peor a lo largo de un año. Según explican las investigadoras, los familiares de un fallecido a menudo temen resultar una carga para los demás con su dolor, por consiguiente, esconden sus sentimientos. Ello resulta emocionalmente estresante y aumenta la sensación de soledad, ya que el afectado se muestra más reticente a la hora de aceptar ayuda.

Para romper esos sentimientos de aislamiento continuos, las psicólogas recomiendan entrenar la comunicación y la reestructuración cognitiva, entre otros métodos. El nuevo cuestionario podría ayudar a los terapeutas a analizar la evolución psíquica de los pacientes después de una defunción, señalan.

Fuente: Clinical Psychological Science, 10.1177/2167702620902748, 2020

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.