Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Metáforas ocultas que se infiltran en la mente

El ambiente puede despertar el pensamiento figurativo e influir en la conducta.

GETTY IMAGES / CLAYTON HANSEN

Mire a su alrededor. ¿Qué ve? ¿Cuatro paredes o una gran panorámica? La respuesta podría influir en su capacidad de pensamiento creativo. Un creciente número de estudios sugieren que nuestras experiencias sensoriales pueden suscitar pensamiento metafórico e influir en nuestra intelección y conducta sin que nos percatemos de ello. Recientes investigaciones revelan cómo poner a nuestro servicio estas fuerzas subconscientes.

Tomemos la idea metafórica de que el corazón es cálido y emotivo, mientras que la cabeza es fría y racional. En un estudio publicado en agosto de 2013 en Journal of Personality and Social Psychology, los investigadores hicieron creer a los participantes que iban a estudiar cómo se responde cuando no se puede utilizar la mano hábil. Para asegurar que los probandos no lo hicieran, se les instruyó que tenían que colocar el índice de esa mano, bien en la sien, bien sobre el lado izquierdo del pecho. Los que apoyaron el índice en la sien respondieron más acertadamente a las preguntas de la prueba. En cambio, quienes apuntaron al corazón, al plantearles un dilema moral, se prestaron más a modificar sus juicios por razones emotivas. Este hallazgo viene a sumarse a una larga lista de efectos metafóricos: en investigaciones anteriores se observó que la visión de movimiento hacia adelante nos induce a «avanzar» en sentido metafórico, asimismo, al palpar texturas suaves las interacciones sociales difíciles parecen «suavizarse».

En todos esos estudios, la influencia de las metáforas implícitas escapó a la explicitación consciente; esto es, los probandos no apreciaron vínculos entre sus sensaciones y los sentimientos o decisiones subsiguientes. Los investigadores conjeturan, no obstante, que podríamos valernos de este efecto modificando nuestro entorno o nuestros hábitos; por ejemplo, decorando la oficina con objetos o imágenes que evoquen progresión. «La palpación activa y esperanzada de un objeto, con el fin de que influya en la situación, seguramente no producirá efectos inmediatos», explica Joshua Ackerman, psicólogo en el Instituto de Tecnología de Massachusetts y coautor del trabajo. «Pero si tal comportamiento se torna habitual, se irá dejando gradualmente de pensar en su finalidad; entonces el efecto será más acusado.»

En un sentido similar, la liberación de las restricciones percibidas puede facilitar un pensamiento más ocurrente. En una serie de experimentos, publicados en mayo de 2012 en Psychological Science, se evaluó la capacidad creativa de los participantes, sentados unos dentro de una gran caja de cartón y los demás fuera de ella. En otro experimento, unos probandos podían pasear con toda libertad y a su antojo, mientras otros disponían tan solo de un terreno rectangular para desplazarse. Los sujetos que gozaban de mayor libertad puntuaron más en las medidas típicas de pensamiento creativo. Angela Leung, profesora de psicología en la Universidad de Empresariales de Singapur y coautora del estudio, afirma que se puede estimular la propia creatividad cuando se eliminan restricciones de movimiento, por ejemplo, si se pasea por la oficina o se camina sin rumbo por un parque. La clave reside en la variedad y espontaneidad: «Si quiere ser más creativo, salga de casa, eche a correr libremente y al albur por un día. No se atenga a la ruta diaria ni a la hora habitual; cambie de música e incluso de ritmo», aconseja Leung.

En cualquier situación, fíjese en lo que le rodea, en los estímulos que perciben sus sentidos, en sus actos. Es posible que influyan en sus procesos mentales por medio de las sutiles metáforas implícitas en la vida cotidiana.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.