Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Mayo de 2013
Evolución humana

El cerebro primitivo en las aulas modernas

La evolución ha predispuesto a la mente humana para atender a ciertos estímulos. Ello podría explicar algunas de las dificultades en el aprendizaje escolar actual.

GETTY IMAGES / MICHAEL HITOSHI (bosque); GETTY IMAGES / DORI OCONNELL (niño)

En síntesis

Entender cómo ha evolucionado el cerebro puede ayudarnos a comprender por qué algunos niños encuentran dificultades para aprender en la escuela.

La selección natural predispuso a la mente humana durante miles de generaciones para atender de forma automática a algunos rasgos del entorno social y ecológico más que a otros.

Solo con esfuerzo podemos neutralizar nuestro sistema de aprendizaje automático para afrontar retos nuevos, como los que plantea la escuela.

La teoría de la selección natural de Charles Darwin no solo nos proporciona un marco para organizar y entender la evolución de los seres vivos; también la forma en que aprendemos y aquello que nos interesa aprender han sido modelados por la selección natural. La mayor parte de las exigencias de la vida son relativamente triviales y han cambiado poco a lo largo de milenios. Y la mente humana ha evolucionado para manejar sin esfuerzo estos bits previsibles de información. Los cambios tremebundos, como el brote de una epidemia o una guerra, introducen retos inesperados e influencian de modo desproporcionado nuestra supervivencia. En este ambiente tan fluctuante, los individuos capaces de resolver con habilidad los obstáculos que ponen en peligro la vida juegan con ventaja. En definitiva, la teoría de la selección natural de Darwin puede aplicarse a la capacidad de aprendizaje del ser humano.

En esencia, las personas cuentan con dos sistemas para enfrentarse a la información del entorno: el modo en «piloto automático» y el mediado por procesamiento consciente. El primero se ocupa de los rasgos universales del mundo social y ecológico; el segundo, la habilidad para resolver problemas de manera consciente, permite captar cambios sutiles en el ambiente.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.