Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Cuando yo sonrío, tú pareces más contento

Las personas con una expresión facial sonriente consideran más alegre un rostro que contempla.

Los científicos hacen que sus voluntarios sonrían con un lápiz en la boca.[Getty Images / b-d-s / iStock]

Nuestro estado de ánimo no influye únicamente en nuestros movimientos; también a la inversa, la actividad muscular repercute en los pensamientos y sentimientos. Así pues, por ejemplo, las personas encuentran más divertidos los cómics cuando al leerlos se colocan un lápiz entre los dientes para conseguir una sonrisa artificial. Asimismo, el efecto aparece cuando se debe evaluar la expresión de unos rostros: los participantes «sonrientes» consideran también más alegre un rostro que están contemplando.

Sin embargo, no todos los investigadores fueron capaces de reproducir estos resultados. Fernando Marmolejo-Ramos, de la Universidad del Sur de Australia, y un equipo de investigadores internacional solo trasladaron el experimento a movimientos, pues según ellos, estos tienen más relevancia biológica que la evaluación de cómics. Para ello invitaron a 55 varones y 65 mujeres estudiantes de Tokio a hacer una prueba: los participantes de un grupo tenían que colocarse un lápiz entre los dientes y los del otro, un lápiz entre los labios. Un grupo de control no llevaba ningún lápiz en la boca, mientras que todos los voluntarios del estudio contemplaron vídeos de nubes de puntos móviles que imitaban el movimiento humano. Los probandos tenían que decir si veían un modo de caminar alegre o triste. El mismo procedimiento se repitió con expresiones faciales que pasaban continuamente de la alegría a la tristeza, pasando por la neutralidad.

Se puso de manifiesto que tener un lápiz entre los dientes no solo influía en la percepción y favorecía las expresiones faciales de alegría, sino que de igual modo, los movimientos se consideraban alegres. «Cuando tus músculos te dicen que estás contento, al parecer, también ves el mundo a tu alrededor con buenos ojos», apunta Marmolejo-Ramos.

Fuente: Experimental Psychology, 10.1027/1618-3169/a000470, 2020

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.